Ir al contenido principal

Candidaturas independientes

Las candidaturas independientes son una figura de reciente aparición que aún no se han implantado en el imaginario de los electores. Eso es quizá su principal ventaja: son un objeto político maleable, en definición. No cargan aún con todas las asociaciones negativas del proceder corrupto y viciado de los partidos políticos.

El escenario que les aguarda es difícil porque la falta de fe en el sistema electoral representativo como una vía para cambiar la realidad de México y de Jalisco es enorme. La repentina aparición de personajes del mundo del entretenimiento en ellas apuesta a restarle seriedad a la figura.  Los partidos políticos que recogen a personas destacadas y visibles de todos lados y los hacen pasar como ‘independientes’ ya amenazan con disminuir su legitimidad. Por último, la deficiente legislación al respecto añade una capa más a estas dificultades.

¿Es posible construir una candidatura independiente que capture y sintetice las demandas de los jaliscienses de manera efectiva? Lograr esto supondría construir un proyecto político coherente y de largo aliento, que no nazca y muera en una sola elección. Las candidaturas independientes tienen un horizonte liberador: al ser esfuerzos que están libres de las ataduras partidistas, tienen una capacidad ampliada para tomar decisiones, pueden usar herramientas de democracia directa e incorporar rápidamente a personas interesadas en trabajar políticamente por su distrito, ciudad y estado. Pueden ser punta de lanza en un esfuerzo confederado, articulando organizaciones de la sociedad civil, individuos aislados y organizaciones de vecinos.

La zona metropolitana de Guadalajara ha visto nacer a una pluralidad de movimientos civiles y de reivindicación de derechos que han enriquecido la vida política de la ciudad y del estado de Jalisco: colectivos ciclistas, de derechos de la mujer, aquellos que reclaman justicia por los desaparecidos y por los derechos de los migrantes. Las temáticas y el trabajo de estos grupos generalmente reman contra corriente cuando tratan de insertarse en el proceso político formal. Estas agendas invisibles pueden encontrar una vía de expresión auténtica en las candidaturas independientes, que podrían representar de manera genuina y no clientelar a muchos actores sociales que no encuentran opciones de participación en ninguna de las opciones partidistas.

Sin embargo, este horizonte tiene claras limitaciones: para construir una opción política fuerte y sostenida es necesaria una cantidad enorme de trabajo y esfuerzo. La ausencia de estructuras formales de organización deja en desventaja a los independientes respecto a los partidos. Aparte, hay que competir contra carretadas de dinero y fuertes relaciones de dependencia de clientelas electorales muy establecidas: sindicatos, grupos de poder insertos en los barrios, ONGs que viven del presupuesto, etc. Ser competitivo en estas condiciones y hacerlo sin acceder a fuentes de financiamiento dudosas es un gran reto. Tal vez sólo la imaginación política pueda superar esta enorme barrera pero no es garantía de ello.

A fin de cuentas, será necesaria una fuerte dosis de realismo: los arquitectos de la figura de candidatos independientes fueron artífices del endeudamiento, derroche y fraude en Jalisco (los diputados y los partidos). Sería extraño que entregaran herramientas a los ciudadanos para ocupar los espacios de poder que ellos tan celosamente guardan para sí mismos, ¿no? Sería algo inédito. Ya veremos si algo de eso es posible.

Comentarios

Entradas Populares:

5 años de #YoSoy132

El acontecimiento de 2012 fue un momento marcado por varios cruces entre fuerzas e impulsos. El primer impulso: evitar la imposición mediática de un candidato a la presidencia de la república. La primera fuerza: el descubrir juntos la potencia y los límites de la organización del descontento.
Yo llegué a las asambleas de #YoSoy132 de Guadalajara en el Parque Rojo por la invitación de un compañero de trabajo que estudiaba Ciencias Políticas en la Universidad de Guadalajara. Lo primero con lo que me encontré fue un grupo enorme de gente. Yo llegué a esas asambleas cuando el hashtag ya había tomado fuerza. Reconozco que lo vi en Twitter pero jamás leí qué contenía. Aunque no fui partícipe del principio del principio, en las asambleas en las que estuve se formaron la mayoría de las “mesas”, los grupos de trabajo temáticos y maleables que servirían de contenedor para las habilidades e intereses de quienes estábamos ahí – la primera división del trabajo político de forma funcional y de afini…

La Wikipolítica, Kumamoto y el voto del descontento: un experimento audaz

(Una versión de este texto apareció en la revista Nexos: http://www.nexos.com.mx/?p=26814)

Estas letras están dedicadas a Ana, Ana Gaby, Amairani, Ángel, Alberto, Alondra, Alaide, Alejandra, Alex P., Alejandro S., Alejandro P., Álvaro, Benjamín, Boliman, Camila, Darlen, Daniel, Daniela, Damián, David, Diego, Fátima, Eli, Egan, Edgar Seis, Isabel, Nayeli, Luis, Marcela, Mariela, Lucía, Paulina, Paola, Pablo M., Pablo T., Pedro, Pepe, Roberto, Sofía, Susana, y a todos los que hicieron posible esta campaña. También están dedicadas a los ‘Ocupantes’ que por cientos, fueron la vida y sangre de este esfuerzo. Saludo por último a las incontables personas que desde la cercanía y la distancia, nos guiaron, orientaron, criticaron y nutrieron con palabras, pensamientos y energías.


El momento por el que atraviesa México está repleto de sentidos contrapuestos, de insatisfacción y desconfianza. La afirmación que flota en el aire y se asoma siempre en los debates de lo público es tan conocida, que es …

En defensa de Sandino Bucio

Este escrito plantea hacer la defensa de uno de nosotros haciendo la defensa de todos nosotros. No se trata de reivindicar o de salvar a un individuo, se trata de hacer evidente lo invisible y de recuperar el valor de denunciar la deshonestidad intelectual de quienes, desde muchas partes, tratan de restarle fuerzas a las protestas que han sucedido en México desde 2012.
Capítulo I - Los violentos y los pacíficos Hay un sector relativamente grande de la opinión pública (porque es eso, una mera opinión) que ha hecho suyo el discurso en donde se divide a los manifestantes en dos clases: los violentos y los pacíficos. Este discurso no es nuevo: desde que hubo un plantón pacífico en Avenida Reforma en 2006, convocado por un político de cuyo nombre no quiero acordarme, se ha hecho uso del adjetivo "violento" para denominar una gran variedad de expresiones, que van desde lo subjetivo hasta lo concreto: El discurso crítico y de oposición es violento.Criticar directamente al Estado cor…