Ir al contenido principal

5 años de #YoSoy132

El acontecimiento de 2012 fue un momento marcado por varios cruces entre fuerzas e impulsos. El primer impulso: evitar la imposición mediática de un candidato a la presidencia de la república. La primera fuerza: el descubrir juntos la potencia y los límites de la organización del descontento.

Yo llegué a las asambleas de #YoSoy132 de Guadalajara en el Parque Rojo por la invitación de un compañero de trabajo que estudiaba Ciencias Políticas en la Universidad de Guadalajara. Lo primero con lo que me encontré fue un grupo enorme de gente. Yo llegué a esas asambleas cuando el hashtag ya había tomado fuerza. Reconozco que lo vi en Twitter pero jamás leí qué contenía. Aunque no fui partícipe del principio del principio, en las asambleas en las que estuve se formaron la mayoría de las “mesas”, los grupos de trabajo temáticos y maleables que servirían de contenedor para las habilidades e intereses de quienes estábamos ahí – la primera división del trabajo político de forma funcional y de afinidad.

En 2012 hubo un auténtico torrente: los participantes en las asambleas tuvieron que sortear una gran cantidad de obstáculos, además de aprender y aprenderle a los demás compañeros de ideologías y métodos asamblearios, de diseño gráfico y cartel, de manufactura de esténcil y manta, de leyes, de redacción de ensayo y panfleto, de brigadas y de hablar en público, de arte político y de cómo hacer un happening, de activismo digital y de cómo hacer una tormenta de tweets, de entregar oficios a autoridades, de cuidar el contigente de una manifestación y de documentar hostigamiento de la policía, de cómo sacar a los compañeros presos bajo fianza y de cómo conseguir que el gas lacrimógeno no irritara tanto los ojos y la garganta, de “cómo para vencer necesitamos convencer”, de cómo dar entrevistas a medios de comunicación, de cómo botear y encontrarse con compañeros de todo el país en una ciudad ajena a la de uno y de cómo tener capacidad de síntesis para rescatar la información más importante en una discusión de horas y horas.

En 2012 hubo un encuentro: con todo y el encono hijo de la agudísima desigualdad económica y con la lucha de clases atravesada entre nosotros, los que estudiamos en las universidades públicas conocimos a los de las universidades privadas y viceversa. De ahí salieron complicidades, conocimientos, hubo gente que sí comprobó sus supuestos de que la clase social cala y cala hondo y nos remite siempre a nuestras diferencias, hubo gente que encontró cosas diferentes y de ese caldo de cultivo nació el paraguas que cobijó la exigencia de una democracia real y lejana a las imposiciones: eran el ciento-treinta-y-uno y el yo-soy-ciento-treinta-y-dos. En una dicotomía que en veces era feroz y otras veces productiva, todos aprendieron algo: incluso los que se rehusaron a decir o sentir que habían aprendido algo.

En 2012 hubo un intercambio: de solidaridad, de métodos, de preocupaciones, de subjetividad política y que terminó desbordando a todos.

En 2017 le estamos dando vuelta a otro ciclo con 5 años de fermento político en donde hace eco el adagio “desde otros espacios” que es la forma que muchos han, hemos encontrado de llamarle a la evolución no lineal del acontecimiento de 2012.

En 2018 no sabemos qué pasará. Yo veo a muchos compañeros actuando, haciendo y organizando. Quién sabe, tal vez en un año más comprobemos que hemos aprendido más de lo que creemos.



Comentarios

Entradas Populares:

La Wikipolítica, Kumamoto y el voto del descontento: un experimento audaz

(Una versión de este texto apareció en la revista Nexos: http://www.nexos.com.mx/?p=26814)

Estas letras están dedicadas a Ana, Ana Gaby, Amairani, Ángel, Alberto, Alondra, Alaide, Alejandra, Alex P., Alejandro S., Alejandro P., Álvaro, Benjamín, Boliman, Camila, Darlen, Daniel, Daniela, Damián, David, Diego, Fátima, Eli, Egan, Edgar Seis, Isabel, Nayeli, Luis, Marcela, Mariela, Lucía, Paulina, Paola, Pablo M., Pablo T., Pedro, Pepe, Roberto, Sofía, Susana, y a todos los que hicieron posible esta campaña. También están dedicadas a los ‘Ocupantes’ que por cientos, fueron la vida y sangre de este esfuerzo. Saludo por último a las incontables personas que desde la cercanía y la distancia, nos guiaron, orientaron, criticaron y nutrieron con palabras, pensamientos y energías.


El momento por el que atraviesa México está repleto de sentidos contrapuestos, de insatisfacción y desconfianza. La afirmación que flota en el aire y se asoma siempre en los debates de lo público es tan conocida, que es …

En defensa de Sandino Bucio

Este escrito plantea hacer la defensa de uno de nosotros haciendo la defensa de todos nosotros. No se trata de reivindicar o de salvar a un individuo, se trata de hacer evidente lo invisible y de recuperar el valor de denunciar la deshonestidad intelectual de quienes, desde muchas partes, tratan de restarle fuerzas a las protestas que han sucedido en México desde 2012.
Capítulo I - Los violentos y los pacíficos Hay un sector relativamente grande de la opinión pública (porque es eso, una mera opinión) que ha hecho suyo el discurso en donde se divide a los manifestantes en dos clases: los violentos y los pacíficos. Este discurso no es nuevo: desde que hubo un plantón pacífico en Avenida Reforma en 2006, convocado por un político de cuyo nombre no quiero acordarme, se ha hecho uso del adjetivo "violento" para denominar una gran variedad de expresiones, que van desde lo subjetivo hasta lo concreto: El discurso crítico y de oposición es violento.Criticar directamente al Estado cor…